Sustancias Naturales
Spento

En la naturaleza, existen muchas plantas ricas en componentes funcionales con acción específica que, en un régimen de alimentación controlada y en sinergia con una actividad física regular, pueden representar una ulterior ayuda en el ámbito de un programa para el control del peso. Su uso racional y correcto, preferiblemente bajo el consejo de un experto, puede contribuir a la eficacia de programas de salud dirigidos a una pérdida gradual de los kilos de más y con efectos duraderos en el tiempo.
En base al tipo de actividad desarrollada podemos distinguir estas sustancias en 4 grupos.

Spento

Complejos moleculares naturales que actúan sobre las células del tejido graso (los adipocitos)

En estado de sobrepeso, y todavía más en el de obesidad, el exceso de grasa corporal acumulada origina un proceso de inflamación crónica y silenciosa que genera a su vez más acumulación de grasa. En esta situación de alteración, el tejido adiposo deja de responder correctamente a los estímulos de regulación del metabolismo, ya que se encuentra en un estado de sufrimiento y manifiesta carencia de oxígeno, estrés oxidativo, inflamación e insulinorresistencia. Actuando contra el estrés metabólico oxidativo que mantiene el tejido adiposo en este estado de inercia funcional, se puede hacer que vuelva a su funcionamiento fisiológico normal. 
El tejido adiposo podrá recobrar su sensibilidad frente a estímulos que favorezcan la pérdida de peso: dieta hipocalórica, ejercicio físico, activadores metabólicos. 
En estado de sobrepeso y en particular en los casos en que, aunque se realicen esfuerzos con constancia, resulta difícil tener bajo control el peso, puede ser útil recurrir a plantas medicinales que actúen directamente sobre la movilización y el consumo de grasas (favoreciendo la lipólisis para reducir el tamaño de los adipocitos y la masa grasa, y aumentando la termogénesis para quemar el exceso de glucosa y de ácidos grasos) y que también ayuden a la actividad del tejido adiposo, contrarrestando el estrés oxidativo. En concreto, algunos nuevos estudios farmacológicos demuestran que los fenoles del té verde y las procianidinas de las semillas de uva pueden actuar sinérgicamente sobre el tejido adiposo, ayudándolo a recuperar su estado funcional normal. Los fenoles ejercen una acción antioxidante y de estimulación de la lipólisis y de la termogénesis, y las procianidinas además de aquella antioxidante ejercen una acción protectora de la microcirculación.

Spento

Complejos moleculares naturales que actúan sobre el pico glucémico y lipémico

La fase postprandial es el momento más difícil y más importante en relación a la acumulación de peso corporal y a nuestra “salud metabólica”. Los niveles elevados de glucosa en la sangre después de la comida estimulan una excesiva secreción y entrada de insulina en la circulación, lo que origina situaciones cada vez más peligrosas para el estado de salud. Una de las principales causas de los elevados niveles de glucosa postprandiales reside en la alimentación moderna, que es rica en carbohidratos asimilables rápidamente y pobre en carbohidratos no digeribles.
Para interrumpir el círculo vicioso “aumento de la glucemia, aumento de la insulina, reducción de la sensibilidad a la insulina, activación de las vías metabólicas de transformación y almacenamiento de energía” que se origina en caso de sobrepeso y obesidad es posible combinar las modificaciones de la dieta y comportamentales con el uso de productos naturales a base de polisacáridos no digeribles que forman la fibra alimentaria, de los que son especialmente ricas algunas plantas medicinales, como el glucomanano, la zaragatona, el lino, el malvavisco, el tilo y el nopal (Opuntia ficus indica). La eficacia de estas sustancias reside sobre todo en su capacidad para formar soluciones viscosas en el intestino. Cuando los polisacáridos no digeribles ingeridos se enlazan con agua, formando una matriz viscosa similar a un gel, el contenido del intestino delgado se espesa, reduciéndose la difusión de los nutrientes y el contacto de los alimentos con las enzimas digestivas. Esto produce la reducción de la velocidad de absorción de glucosa, con la consiguiente reducción de la concentración de glucosa en la sangre después de la comida, mediante la regularización de la cantidad de carbohidratos procedentes del intestino y la consiguiente estabilización de la glucemia e insulinemia postprandial. Además, la literatura científica ha ya ampliamente demostrado que estos polisacáridos pueden mejorar la actividad intestinal y los trastornos asociados a esta (estreñimiento), así como aumentar la sensación de saciedad. Dadas las características de su mecanismo de acción, es importante recordar que estas sustancias deben tomarse antes de las comidas principales, de manera que coincidan en el intestino con los alimentos, y con abundante agua, para favorecer la formación del gel viscoso.

Spento

Sustancias naturales que favorecen la eliminación del exceso de líquidos y la depuración

En caso de sobrepeso el tejido adiposo pierde su funcionalidad y, por consecuencia, también los vasos sanguíneos y linfáticos pierden su capacidad drenante. Esto causa edema e hinchazón, que se traduce en una pérdida de capacidad de eliminar lípidos y proteínas. Combatir la retención no significa solamente remover el agua en exceso pero sí actuar sobre las causas de este estancamiento. 
Los complejos moleculares de Trigo Sarraceno y Rusco son útiles para el bienestar vascular y el Diente de León, Vara de Oro y Ortosifón para el drenaje de los líquidos corporales. 
Estos complejos moleculares favorecen, por lo tanto, la eliminación de líquidos y el fisiológio metabolismo del tejido adiposo. Además, vuelven a poner en circulación los lípidos y los deja disponibles para su utilización o eliminación.

Spento

Complejos moleculares naturales para el control de la sensación de hambre y la adaptación a regímenes dietéticos hipocalóricos.

Seguir una dieta e intentar alcanzar los objetivos preestablecidos, con las tensiones derivadas del estilo de vida unidas al estrés causado por la dieta, conduce muy a menudo a fracasos y abandonos. En estos casos, para afrontar con serenidad un programa de control de peso interviniendo tanto en la sensación de hambre/búsqueda de gratificación en la comida como en el estrés, pueden resultar útiles plantas medicinales como la Griffonia, la Rhodiola y la Cúrcuma. 
De hecho su acción se despliega en varios frentes: Coadyuvando a recuperar el estado de ánimo normal pueden resultar de ayuda en los frecuentes episodios de búsqueda de comida que suceden durante las dietas. Favoreciendo el autocontrol y la adaptación a la dieta. Coadyuvando a la actividad hepática, la síntesis de ácidos biliares y, como consecuencia de ello, al metabolismo de las grasas.

Spento