Los riesgos relacionados al Sobrepeso, Obesidad y Exceso de grasa
Spento

El control de peso: una necesidad no solo estética, sino sobre todo de salud

En los últimos años se ha ido adquiriendo conciencia colectivamente de que un peso equilibrado es un requisito necesario para una buena salud física y mental. Pues el sobrepeso y la obesidad no sólo son problemas estéticos, sino sobre todo son un problema de salud, que puede perjudicar la calidad y la expectativa de vida. La comunidad científica está de acuerdo en atribuir al exceso de peso un papel significativo (factor de riesgo) en la patogénesis de numerosas enfermedades metabólicas y degenerativas, por ejemplo cardiopatías, enfermedades cerebrovasculares, respiratorias y osteoarticulares, diabetes, esteatosis hepática, calculosis. Además, según una reciente investigación, los obesos son más proclives a sufrir trastornos psicológicos como ansiedad y depresión. Por último, recordamos que un peso excesivo puede conllevar la reducción de la vitalidad, discriminación social y reducción de la productividad laboral o escolar.

Spento

Por qué el exceso de grasa corporal, sobre todo si es visceral, es peligroso para la salud?

Las personas con sobrepeso y las obesas, aunque en distinta medida, se caracterizan fundamentalmente por un exceso de grasa, que se acumula en el tejido adiposo y hace que éste sea muy voluminoso. La expansión de la masa grasa se produce por el aumento de tamaño (hipertrofia) de las células características del tejido adiposo (adipocitos) en combinación con el aumento de su cantidad (hiperplasia).Durante mucho tiempo se pensó que el tejido adiposo era simplemente un almacén de reservas energéticas (de las calorías “tomadas” pero no consumidas) pero en estos últimos años son numerosos los progresos en el conocimiento de la estructura y el funcionamiento del “tejido adiposo” (el graso) que han llevado a considerar éste un “órgano adiposo”, dotado de un sistema organizado de arterias, venas y nervios que conectan el órgano adiposo con todo el organismo y contribuyen a una regulación metabólica integral. El órgano adiposo está compuesto por dos tipos de grasa: blanca y parda, formadas por células con estructura y funciones diversas. Las células adiposas pardas durante el crecimiento tienden a transformarse en células adiposas blancas. Este proceso se ve facilitado por una alimentación desequilibrada y por un estilo de vida sedentario, con menor consumo energético y más ingestión de alimentos: la consecuencia es que el órgano adiposo de los sujetos obesos tiene una mayor proporción de tejido adiposo blanco.

Spento